Ideas básicas sobre pulido

Ideas básicas sobre pulido

 

La capa de barniz de nuestro automóvil es la que aporta el brillo y la protección a nuestra pintura. Cualquier desperfecto en esta superficie menguará la calidad del acabado, reduciendo su resplandor. No obstante, la mayoría de arañazos y otras marcas menores pueden ser reparadas con pulimentos de calidad.

El siguiente gráfico muestra la estructura de nuestra pintura. En los automóviles modernos, nuestra pintura se divide en dos capas principales: la capa de color (Base Coat en inglés) y la capa de barniz (Clear Coat). La primera contiene sólo pigmentos de color, mientras que el barniz aporta la protección y el brillo. La mayoría de arañazos que sufre nuestra carrocería se concentran en la capa de barniz, aunque si éstos son profundos pueden llegar a cruzarla y afectar a la capa de color. Con los pulimentos se pueden corregir aquellos desperfectos que afectan a la capa de barniz, ya que los arañazos que afecten a la capa de color sólo pueden ser reparados por un carrocero (como mucho podremos disimularlos). 

 

 

 

 

Un pulimento es un producto que contiene pequeños abrasivos que suavizan las aristas de las rayas para que no puedan capturar la luz que las hace visibles. Estos abrasivos son de tamaño microscópico, de tal forma que sea difícil dañar la pintura. En función del poder de abrasión que necesitemos, elegiremos un pulimento u otro. El aplicador que utilicemos también es de vital importancia: generalmente se utilizan aplicadores de microfibra, pero si necesitamos un mayor poder de abrasión utilizaremos aplicadores más agresivos.

Si nuestra carrocería está en buen estado y no tiene marcas apreciables, probablemente será suficiente con aplicar un limpiador de pintura o pulimento final. A diferencia de los pulimentos, los limpiadores no contienen partículas abrasivas, pero en cambio sí contienen algunos agentes capaces de rellenar las imperfecciones, y por ello también mejoran el aspecto del automóvil.

A continuación les presentamos una breve guía sobre los tipos de productos existentes, desde los más agresivos hasta los que nos proporcionarán un mayor brillo. Empiece siempre aplicando productos menos agresivos de lo que inicialmente necesite, ya tendrá tiempo de aumentar la intensidad si así lo requiere a la vez que conseguirá un plus de seguridad y conservará al máximo la preciada capa de barniz. Aplique siempre una buena cera (natural o sintética) después de trabajar con un pulimento.


1. Pulimentos de Alto Corte: compounds / restauradores / desbastadores  

Los pulimentos de mayor poder de abrasión, también llamados Compounds, se deben utilizar solamente en el caso de arañazos muy severos, ya que eliminan una parte importante de la capa de barniz. Si no estamos seguros de necesitarlo, utilizaremos un producto más suave primero. Ideal para pinturas muy deterioradas, oxidadas, sin brillo, o con marcas profundas.

Simplemente apliquemos un poco de producto en el aplicador y trabajemos el producto en movimientos horizontales y verticales. Cuando el producto se convierta en una capa transparente podremos eliminar el residuo con una toalla de microfibra. Si los resultados no son satisfactorios volveremos a repetir el proceso. Probar siempre los pulimentos en una zona poco a la vista para ver que resultados consiguen en nuestra pintura.

A máquina es como se consiguen las restauraciones más espectaculares, ya que aprovechamos toda la capacidad de corte que tienen estos productos.

No es extraño que después de aplicar un compound la superficie de la pintura nos quede ligeramente blanquecina, con algunas marcas, o sin mucho brillo. Es absolutamente normal, y tan sólo deberemos utilizar un pulimento ligero o final para dejar la superficie impecable.

 

 

2. Pulimentos Medios:

No tienen la agresividad de los compounds, aunque eliminarán la gran mayoría de los desperfectos de nuestra carrocería. Son los más utilizados por los detailers de todo el mundo, pues son potentes pero sin excederse. Con ellos sin duda notaremos una gran diferencia en nuestra pintura. De nuevo pondremos un poco de producto en el aplicador y lo trabajaremos en movimientos verticales u horizontales (nunca circulares).

Como en el caso anterior, si los resultados no nos satisfacen podemos repetir el proceso. Si aún así no conseguimos el resultado esperado podemos intentarlo aplicando un pulimento compound, siguiendo las precauciones expuestas anteriormente.

Son los pulimentos más habituales para la eliminación de las clásicas marcas circulares de lavado, también llamadas "swirls". Estas marcas pueden ser muy abundantes pero son normalmente ligeras. Por eso con un pulimento medio se pueden solucionar con bastante facilidad. 

 

3. Pulimentos Finales: de Acabado / de abrillantar

El último detalle de calidad antes de proteger la pintura. Los pulimentos finales, a diferencia de los anteriores, están formulados para devolver a la pintura todo su brillo natural. Apenas tienen partículas abrasivas y por ello su capacidad de corte es mínima. Estos productos se utilizan para aportar el máximo brillo a la carrocería después de haber aplicado un compound, o para retirar pequeñas marcas fruto de la aplicación de otros pulimentos agresivos. Son habituales también para mantener el brillo de pinturas que ya han sido tratadas anteriormente con algún pulimento. 

Se aplica igual que el resto de pulimentos y enseguida notaremos el incremento de brillo. Ideales para eliminar ligeros hologramas o marcas muy suaves de lavado, así como para perfeccionar pinturas en buen estado.

 

4. Limpiadores de pintura

Si nuestra pintura está en buen estado y no presenta imperfecciones importantes, tendremos suficiente con aplicar un limpiador de pintura. Éstos productos limpian la superficie en profundidad, a la vez que pueden rellenar las pequeñas marcas y arañazos. Se utilizan sobretodo en vehículos nuevos o casi nuevos, o en aquellos vehículos que ya han sido tratados con pulimentos y simplemente vamos a mantener el brillo y acabado. Dado que no tienen capacidad de abrasión no necesitamos aplicar presión sobre el aplicador. Posteriormente podremos aplicar nuestra cera preferida.

Algunos limpiadores de pintura pueden incorporar un abrasivo muy ligero, pero generalmente es tan suave que no llegan a la categoría de pulimentos finales.

 

 

Adjuntamos algunas fotografías de desperfectos que pueden solucionarse mediante una correcta aplicación de los pulimentos. En casi todos los casos se trata de arañazos bastante severos. En términos generales empezaríamos aplicando un pulimento medio aplicado con un aplicador naranja y veríamos como reacciona la superficie. Si consideramos que esta combinación se muestra incapaz de restaurar la pintura pasaríamos a un pulimento tipo compound, más potente, con el mismo aplicador. Después del pulimento aplicaríamos un pulimento final o un limpiador de pintura con un aplicador de microfibra para conseguir una superficie perfecta y lo protegeríamos todo con un buen sellante. 


Como de costumbre si tiene dudas o comentarios puede contactarnos vía e-mail a info@carcarepassion.com



#mask { position:fixed; left:0; top:0; z-index:9000; background-color:#000; display:none; } #modalwindow .window { position:absolute; left:0; top:0; display:none; z-index:9999; } #modalwindow .dialog_content { padding:20px; } #modalwindow #dialog { background-color: #FFF; min-width:500px; } .docklink{ display: block; height: 15px; padding: 16px 43px 84px 0; background:url('http://www.carcarepassion.com/skin/frontend/default/comunicart/quickcontact/images/btn_feedback_es.png') no-repeat; } .bo_docklink a:hover{ background:url('http://www.carcarepassion.com/skin/frontend/default/comunicart/quickcontact/images/btn_feedback_hover_es.png') no-repeat; padding-right: 50px; }
Contáctanos